Noticia

Comparte

23 junio, 2020

La familia olímpica intenta mantener ánimo en Día Olímpico singular

Madrid. (EFE).- Mantenerse fuerte, activo y sano, las tres recomendaciones con las que el COI promociona la celebración el martes del Día Olímpico, van acompañadas este año por iniciativas encaminadas a elevar el ánimo de los deportistas, que deberían estar haciendo la maleta para viajar a Tokio y que, en cambio, están confinados o saliendo de un periodo de aislamiento, sin una perspectiva clara de lo que sucederá dentro de un año.

El propio Comité Olímpico Internacional (COI) desveló la semana pasada los resultados de una encuesta entre deportistas de los cinco continentes en la que el 50 % de los participantes dijo que le costaba mantener la motivación y el 32 % se confesó preocupado por su salud mental.

Los Juegos Olímpicos de Tokio, que debían haberse inaugurado el próximo 24 de julio, han sido aplazados un año, pero el avance imparable de la pandemia de coronavirus, con 8,9 millones de personas diagnosticadas y más de 468.000 fallecidas, y con cifras récord en torno a las 150.000 infecciones diarias -la mitad en el continente americano-, no invitan al optimismo.

Pese a que el progresivo retorno de las ligas profesionales en Asia y Europa ofrece una cierta sensación de normalidad en el mundo del deporte, lo cierto es que las competiciones clasificatorias para los Juegos de Tokio, que aún deben superar el 43 % de los participantes, no tienen visos de retomarse a corto plazo. Por el camino ya hay que lamentar retiradas de deportistas que no se han sentido capaces de alargar su carrera un año más. Las ciclistas Shanaze Reade, de Gran Bretaña, cinco veces campeona mundial, y la holandesa Anna van der Breggen, vigente campeona olímpica de fondo en carretera, son los últimos ejemplos.

El Día Olímpico rememora todos los 23 de junio la fecha en la que los asistentes al I Congreso Olímpico, convocado en 1894 en la Sorbona por el barón Pierre de Coubertin (entonces secretario general de las asociaciones deportivas francesas), votaron por unanimidad la restauración de los Juegos Olímpicos.

La celebración de este fecha comenzó en 1948, precisamente el año en el que se volvieron a disputar los Juegos en Londres, después de doce años de interrupción debido a la II Guerra Mundial. Fue la última alteración del calendario olímpico hasta el aplazamiento al que ha obligado la crisis sanitaria de este 2020.

Después de que el pasado marzo el COI, el gobierno japonés y el comité organizador de Tokio 2020 acordaran retrasar un año los Juegos, las primeras semanas estuvieron sembradas de debates y exposiciones públicas sobre lo que implicaba ese movimiento. Pero las negociaciones se mantienen ahora en un plano más discreto y los detalles sobre los nuevos Juegos de 2021 se revelan con cuentagotas. El portal del COI se apresuró a publicar en marzo un documento con respuestas a las dudas que podía generar el cambio, pero lo actualizó por última vez el 8 de mayo y ha señalado que no volverá a hacerlo más.

En este panorama de incertidumbre, el Día Olímpico llega con la intención de elevar la moral de la tropa. Entre otras actividades, el COI ha preparado “el mayor entrenamiento online del mundo”, con 24 horas seguidas de ejercicios conducidos desde Instagram por grandes deportistas como la keniana Faith Kipyegon, campeona olímpica de 1.500, la karateca española Sandra Sánchez, campeona mundial de kata, el biatleta francés Martin Fourcade, el deportista más laureado de la historia de su país, o la voleibolista de playa brasileña Agatha Rippel, subcampeona olímpica.

En su mensaje a los deportistas, el presidente del COI, el alemán Thomas Bach, ha reconocido que “la celebración de este Día Olímpico puede parecer muy diferente a la de otros años, pero al mismo tiempo el mensaje del poder del deporte para llevar esperanza y optimismo resuena más fuerte que nunca”.

“Unámonos para emplear este poder del deporte en preparar los pospuestos Juegos de Tokio como un momento de solidaridad y resiliencia de la humanidad”, ha añadido.

El Día Olímpico ha sido festejado tradicionalmente por los comités olímpicos nacionales con la promoción del deporte de base, los valores olímpicos y los hábitos de vida saludables mediante carreras populares y encuentros entre los deportistas olímpicos y sus más jóvenes seguidores. Este año esos contactos tendrán que ser, en su mayoría, telemáticos o estar sujetos a medidas de distanciamiento social inimaginables hace unos meses.

Según el COI, desde que se tomaron a nivel mundial medidas de confinamiento para contener la propagación de la COVID-19 y los Juegos de Tokio fueron aplazados “cerca de 5.000 olímpicos han estado en contacto con 243 millones de personas en más de 50 países gracias a la campaña #MantenteFuerte #MantenteActivo #MantenteSano en la que han compartido entrenamientos diarios y consejos para mantener la salud física y mental”.

Las 24 horas de entrenamiento ininterrumpido programadas para el Día Olímpico “llevarán esta campaña a otro nivel”, presume el COI.