Noticia

Comparte

19 octubre, 2020

La IWF convoca elecciones en marzo; dimiten miembros de su ejecutivo

Madrid. (EFE). El Ejecutivo de la Federación Internacional de Halterofilia (IWF), sumida en una crisis institucional que ha puesto en entredicho su futuro olímpico, ha convocado elecciones presidenciales para marzo de 2021, mientras varios miembros de ese mismo Ejecutivo se han adelantado a abandonar el cargo, en desacuerdo con la deriva del organismo.

Lausana (Suiza) o Estambul (Turquía), según lo que permita la pandemia, serán la sede el 24 y 25 de marzo de un congreso constituyente, en el que se aprobarán los nuevos estatutos de la IWF, y el 26 y 27 del mismo mes de un congreso electoral en el que se debe elegir nuevo presidente.

El puesto lo ocupa desde el pasado viernes el británico Michael Irani, tercer presidente de la IWF en solo cuatro días. Previamente, la estadounidense Ursula Papandrea había sido desplazada de la presidencia en una reunión del Ejecutivo convocada a sus espaldas, y la sustituyó el tailandés Intarat Yodbangtoey, que tuvo que dimitir tres días después ante las presiones del COI y de varias federaciones nacionales. Irani asumió su lugar y ejercerá la presidencia hasta las elecciones.

Todos ellos ocuparon el puesto de forma interina, tras la renuncia en mayo del húngaro Tamás Aján, presidente desde 2000 y acosado por graves sospechas de dirigir “un nido de corrupción al más alto nivel”, según un informe elaborado por el abogado canadiense Richard McLaren.

La propia Papandrea ha presentado su dimisión como miembro del actual Ejecutivo, al que considera descalificado para emprender el camino hacia las reformas que exige el COI. “Me quitaron de la presidencia por decir la verdad”, afirmó al renunciar.

También se ha despedido el italiano Antonio Urso, derrotado por Aján en 2000 en unas elecciones presidenciales presuntamente amañadas, según el informe de McLaren y las denuncias del propio candidato.

Como Papandrea, Urso estima que el actual Ejecutivo no es ajeno a las irregularidades que ahora pretende reparar.

El COI lanzó hace dos semanas un aviso a la IWF para que acelerase sus reformas en materia de gobernabilidad y de dopaje y luego, tras la maniobra contra la presidenta estadounidense, insistió en que “tendrá en cuenta” estos movimientos cuando en noviembre tenga que decidir sobre el lugar y las cuotas de la halterofilia en los Juegos de París 2024.

Para Tokio 2020 ya hay casi una veintena de países con su participación limitada debido a sus reiterados casos de dopaje.