Noticia

Comparte

18 junio, 2020

De la mano de Benzema y Asensio, Real Madrid golea 3-0 al Valencia

MADRID (EFE) — El Real Madrid mantiene el pulso por el título con el Barcelona tras vencer al Valencia tres goles por cero de la mano de Marco Asencio y Karim Benzema.

Tras la victoria, el Real Madrid se coloca a tres puntos de diferencia del equipo Barcelona Fútbol Club.

No le salió bien de inicio el plan a Zidane. Juntó a todos sus centrocampistas para tener más control, modificó el sistema y perdió desborde en los últimos metros. Erró en la colocación de sus piezas. Fede Valverde rebaja su potencial caído a banda derecha. Deja de ser ese futbolista que exhibe poderío de lado a lado de la cancha. Pese a un inicio con voluntad, el orden del Valencia y su intención de ser directo ante la pasividad defensiva madridista variaron el rumbo.

Los problemas defensivos con los que llegaba el equipo de Celades invitaban a probar suerte con disparos desde cualquier lugar pero Cillesen estuvo firme. El arranque madridista dejó cinco llegadas a la portería valencianista. Casemiro con su disparo lejano, Kroos sin precisión y Hazard probaban la seguridad del portero neerlandés que se lucía sacando con los pies la más clara al astro belga. Reapareció su conexión con Benzema que le dejó el balón perfecto de cara para poder abrir el marcador de zurda.

El Valencia se quitó de encima el dominio con un fútbol directo que por momentos metió el miedo en el cuerpo a su rival. Rodrigo avisó tras ganar la espalda a Varane con un disparo cruzado que repelió el poste. Maxi peleaba todas con los centrales madridistas y su posición provocó la jugada polémica del partido. El tanto que adelantaba al equipo ché a los 21 minutos fue anulado por el VAR.

En esta ocasión Rodrigo no perdonó, apareciendo donde huelen el gol los matadores en el segundo palo tras un centro de Gayá con mal despeje de Carvajal que aprovechó Soler para filtrar el pase entre líneas. Por medio estuvo, viniendo de posición antirreglamentaria Maxi, que se quedó quieto y dejó a interpretación del colegiado la acción.

El susto no despertó al Real Madrid de su irregularidad. La tuvo Carvajal, el mejor en el equipo de Zidane en la primera parte, pero no superó a Cillesen tras sorprender con su subida y perdonó Benzema libre de marca para un remate de cabeza que convirtió en despeje. Era un espejismo, Courtois salvó a su equipo volando a un latigazo de Kondogbia y Ferrán perdonó por pensar en exceso la resolución de una jugada.

Pedía a gritos extremos el juego del Real Madrid. Su juego al pie y los problemas en ataque estático no provocaron la reacción de Zidane. Tuvo confianza, esperando el momento en el que golpear. Y llegó la primera vez que su equipo pudo correr. Tras la falta de tensión de Gameiro nada más entrar al campo, perdiendo un duelo con Ramos en banda que cogió descolocado a su equipo.

Apreció Hazard para conectar con Modric y poner calidad en la asistencia. Su complicidad con Benzema que cruzó el disparo en carrera a la red para sacar del apuro al Real Madrid. Todo lo bueno del Valencia desapareció en la segunda parte y los de Zidane fueron a más quitada la presión de verse obligados a ganar.

Con el marcador a favor desataron su mejor fútbol. Especialmente cuando llegaron los cambios tardíos de Zidane. Solo dos y sin contar con Bale, cada día con menos opciones de jugar. No se lo pondrá fácil Marco Asensio que firmó la reaparición soñada. Nada más pisar el césped mandó a la red el primer balón que tocó. Mendy se fue de Wass y su asistencia sentenció el duelo.

Al Valencia no le quedaban fuerzas. Su oportunidad se había escapado y se despidió sufriendo ante las carreras de Vinicius, con el tercero firmado por Benzema en una acción magistral. Asistió Asensio para que controlase en el aire con la derecha y la enganchase de zurda a la escuadra. En cuanto el Real Madrid tuvo espacio para correr liberó un juego de mayor brillantez para mantener el pulso con el Barcelona antes de una jornada señalada en rojo.

——-

Magallán dio una asistencia para un valioso triunfo de Alavés ante Real Sociedad

La cantera alavesista resolvió con goles de Borja Sainz y Martín Aguirregabiria, que dieron tres puntos de oro a un sólido Deportivo Alavés ante una Real Sociedad sin ideas que se chocó contra el muro albiazul en la vigésima novena jornada de LaLiga Santander
Con una formación alternativa, Alavés ue se impuso por 2-0 como local y se aleja de la zona de descenso. EFE

El tanto del vizcaíno del equipo vitoriano, el primero en la máxima categoría y otorgado por el VAR en el minuto 58, desequilibró la balanza de un cuerpo a cuerpo del que salió vencedor el Alavés, que maniató a una escuadra donostiarra que no tuvo las ideas claras y no consiguió tirar entre los tres palos en todo el partido.

En la recta final, en el minuto 96, Martín Aguirregabiria sentenció el partido con el segundo gol y que dejó el resultado a favor de los locales, que acarician la permanencia, mientras que los de Imanol Alguacil salen de los puestos de Liga de Campeones.

El Alavés incomodó las intenciones iniciales de la Real Sociedad de progresar y generar juego de cara a la portería local, con una presión que obligaba a jugar en horizontal a los donostiarras.

La primera opción clara llegó en el minuto 10 del partido con un centro cruzado de Januzaj que buscó el remate de Mikel Oyarzábal en boca de gol, pero el guipuzcoano no logró dirigir su testarazo.

El primer lanzamiento entre los tres palos para los vitorianos llegó de las botas de Lucas Pérez que aprovechó una recuperación de su equipo en el minuto 13 de partido, pero Álex Remiro, bien colocado, detuvo sin excesivos problemas.

El guión del partido apenas cambió sobre lo previsto. La Real llevaba la voz cantante, mientras el Alavés perseguía a los guipuzcoanos para recuperar el balón e intentar un juego muy vertical con las referencias de Joselu Mato y Lucas Pérez.

Sin embargo, los de Imanol Alguacil no podían llegar al área local debido a un gran despliegue defensivo de los babazorros que se aproximaron con peligro a la portería visitante a través del balón parado, su mejor arma esta campaña.

El talento del conjunto “txuriurdin” no aparecía y la Real no tiró a puerta durante la primera media parte, lo que demostraba la efectividad táctica de los vitorianos.

Al filo del descanso, Lucas Pérez lo intentó con una falta directa, pero el balón se fue por encima de la portería rival y se llegó al descanso con un empate a cero, después de que Borja Sainz, el más activo del Alavés, no llegara en a la prolongación de cabeza de Joselu Mato en la última jugada antes de irse a los vestuarios.

En el arranque de la segunda mitad, el Alavés se aproximó a balón parado con dos remates de cabeza de Joselu y tras las instrucciones de los técnicos la historia fue similar a la de los primeros 45 minutos.

En el minuto 59 Borja Sainz, en su primer gol en LaLiga Santander, adelantó al Alavés en una jugada aislada, tras aprovecharse de un rechazo que le llegó de su compañero Lisandro Magallán.

El colegiado Jaime Latre anuló por fuera de juego el tanto en primera instancia, pero el VAR corrigió la decisión y otorgó el gol después de comprobar la posición legal por solo unos centímetros.

Imanol Alguacil hizo cuatro cambios de golpe tras recibir el mazazo con la intención de modificar radicalmente la imagen de su equipo, que seguía sin idea en labores ofensivas.

Los guipuzcoanos seguían sin reaccionar y en ese tiempo Lucas Pérez estrelló un balón en el poste izquierdo de Remiro, después de un jugada rápida de los albiazules por la banda derecha.

Los cambios no tuvieron efecto en una Real que además se quedó con diez jugadores por la expulsión de Zaldua y el choque se fue decantando para los alaveses.

Las fuerzas se igualaron tras la expulsión de Tomás Pina por doble amarilla y el Alavés sufrió para defender su ventaja, hasta que Martín Aguirregabiria colocó el 2-0 definitivo.

Noticias más leídas