Noticia

Comparte

10 junio, 2019

Murió en batalla arquero selección Siria que combatía en filas del ISIS

El mítico (para los sirios) arquero Abel Basset Al Sarut, uno de los símbolos de la revuelta antigubernamental de Siria y miembro de un grupo de insurgentes que juró lealtad al ISIS, murió el sábado en una acción de guerra.

La muerte del ex futbolista, que se desempeñó en el seleccionado Sub 21 de Siria, fue anunciada por milicianos que combaten contra el ejército del presidente Bashar Al Assad a lo largo de la línea del frente entre Hama e Idlib.

Originario de Homs, en el centro de Siria, Sarut, de 27 años, dirigió los primeros meses de protestas pacíficas en la tercera ciudad de Siria y centro de las manifestaciones contra el régimen. Más tarde se unió a la lucha armada, pero fue tenazmente perseguido al norte de Homs en 2014, tras la caída de la ciudad en manos de las fuerzas del gobierno. Muchos lo llamaron “el arquero de la revuelta siria”.

Al Sarut estuvo forzado a mudarse a Turquía el año pasado, pero luego regresó a la región de Idlib, donde terminó uniéndose a un grupo de combatientes locales.

Murió luego de ser herido ayer en la región entre Hama e Idlib, según los reportes.

Su prometedora carrera deportiva había finalizado en 2011, cuando cambió los guantes de arquero por las armas, símbolo de que el fútbol sirio no ha escapado tampoco a la peor imagen de una guerra que desangra al país.

Al Sarut jugaba como arquero en el Al Karamah, el club de la ciudad de Homs, y llegó a debutar con las categorías inferiores Sub 17 y Sub 20 en el seleccionado de su país, incluso quedó segundo en la clasificación de mejor arquero asiático de esas divisiones.

Considerado como una celebridad en su país, el futbolista se unió a las protestas contra el régimen. Jugar al fútbol de manera profesional en Siria no significa ganar dinero, pero sí tener alta popularidad, así que muchos siguieron sus ideas.

Tomada por los rebeldes al comienzo del conflicto, su Homs natal era una de las ciudades más opositoras a Al Assad, por lo que fue el lugar perfecto para que un joven deportista descontento con sus gobernantes decidiera ir un paso más allá y pasar a la lucha armada. Incluso llegó a estar detenido por sus frecuentes manifestaciones sobre el gobierno.

Sus allegados dicen que durante esos períodos en prisión recrudeció su ira contra el sistema y el punto de inflexión se produjo cuando el ejército derribó la casa en la que vivía con sus hermanos y otros opositores.

Entonces creó su propio comando: La Brigada de los Mártires de Al Bayada, lo que lo transformó para sus seguidores en héroe de la revolución.Fue blanco de tres intentos de asesinato, de los que consiguió escapar.

Sus allegados dicen que era un experto en el campo de batalla. Sus apariciones públicas comenzaron a ser asiduas y terminó ingresando en las filas del ISIS, al que juró lealtad. Tras eso, encabezaba mitines desbordados de multitudes.

“Déjennos en paz, es lo que necesitamos”, insistía desde el megáfono en referencia a los aliados del gobierno de Al Assad.

Su historia fue llevada al cine por el director sirio y residente en Alemania, Talal Derki, quien relató en un documental la guerra de Siria a través de la trayectoria de Baset Al Sarut entre 2011 y 2013.

El filme “Return to Homs” narra desde los inicios del arquero en el activismo terrorista hasta la destrucción de esa ciudad. En una imagen de la película se ve a Al Sarut disparando con precisión un arma de largo alcance.

Noticias más leídas