Noticia

Comparte

30 diciembre, 2020

Se cumplen siete años del accidente de Schumi, el ídolo eterno F1

Berlín. (EFE).- La Fórmula Uno sigue rindiendo tributo a Michael Schumacher, siete veces campeón del mundo, retirado de la vida pública desde el accidente de esquí que sufrió hace este martes siete años y que para Ferrari sigue siendo el ídolo eterno.

“Michael está siempre en mis pensamientos. Pero tengo un respeto absoluto por la decisión de su familia”, afirma el exjefe de la escudería italiana, Luca di Montezemolo, en la edición de este martes del popular diario “Bild”.

Alude con ello a la estricta norma de la discreción impuesta por los Schumacher en torno a la situación del expiloto en su chalet de Gland (Suiza). Apenas recibe visitas, fuera de las que puntualmente hace el jefe de la FIA y exdirector deportivo en Ferrari, Jean Todt, quien a veces se ha referido a esos encuentros, sin dar detalles sobre su estado.

Montezemolo dirigió Ferrari desde 1991 a 2014, periodo en que la escudería italiana logró hasta 19 títulos mundiales -entre los recibidos por sus pilotos Niki Lauda, Kimi Räikkönen o Schumacher, o como constructor-. “Los tiempos con Michael fueron especiales”, afirma, para añadir que suele rezar por él, pese a que no le ha visitado desde el accidente en Méribel, en los Alpes franceses.

La familia Schumacher guarda celosamente la norma de la discreción. El pasado fin de semana, ese mismo rotativo, el más leído de Alemania, incluyó una entrevista con el hijo del expiloto, Mick, quien se prepara para estrenarse en la Fórmula Uno.

“Me parece bien, no me molesta la pregunta ni las comparaciones”, explicó Mick, de 21 años, respecto a la inevitable pregunta sobre Michael. “Mi padre es para mí el más grande. ¿Por qué iba a distanciarme de él?”, añadió el hijo del ídolo, quien debutará con la escudería estadounidense Haas en el Gran Premio de Melbourne, el 21 de marzo.

Michael Schumacher sigue siendo para muchos el “Kaiser”, el emperador, de la Fórmula Uno. Su plusmarca de siete títulos mundiales -en 1994 y 1995 con Bennetton y luego los cinco que ganó con Ferrari, del 2000 a 2004- fue igualada por el británico Lewis Hamilton esta temporada. Pero al alemán se le sigue identificando con el título de emperador, tal vez por afinidad idiomática.