Noticia

Comparte

8 septiembre, 2019

Siete deportistas entran al Salón de la Fama del Deporte de San Pedro de Macoris

EL NUEVO DIARIO, SAN PEDRO DE MACORIS-. Siete deportistas dieron el salto más importante de sus respectivas carreras al ser exaltados este domingo como inmortales del Salón de la Fama de Deportistas Petromacorisanos.

Las pesistas Guillermina Candelario y Wendy Santana, perennes medallistas dominicanas en Juegos Panamericanos y Centroamericanos y del Caribe; Eliezer Madrigal, el más prolífico y certero tirador de larga distancia que ha conocido el basketbol nacional; y Fernando Tatis, dueño de una respetable carrera de 11 temporadas en el béisbol de Grandes Ligas.

También, Adalberto Díaz, un respetable bateador en la época dorada del béisbol aficionado; Glennys Cepeda, una de las grandes raquetas y de las mejores atletas que ha conocido el tenis de campo dominicano en la rama femenina y Agustín Santana, de los grandes pioneros del deporte nacional en calidad de dirigente y propulsor.

Ellos subieron el último escalón de la gloria en una emotivo Ceremonial cuya XI Exaltación se realizó en el salón Francisco Comarazamy, de la Alcaldía Municipal, dedicado a la insigne educadora Elsa Wells, quien fue reconocida por su notable hoja de servicio y consagrada labor magisterial que tuvo esta profesional romanense de nacimiento, pero petromacorisana por adopción, provincia a la que llegó siendo una niña.

Durante el acto de rindió un minuto de silencio por la memoria de los fallecidos ex peloteros Alberto Lois, Luis Mercedes y del miembro inmortal del Salón de la Fama, Freddy Miller. Además, fu presentada al auditorio la primera corona ganada por las Estrellas Orientales por primera vez en 50 años en la pelota profesional, a cargo de Pavel Aguiló y la madrina Mar Santana.

El acto inició con la llamada de los integrantes del Comité Permanente del Salón de la Fama, Juan Eric Yermenos, presidente; Reymundo Gantier, vicepresidente; el secretario Carlos Juan Musa, Domingo de la Cruz, tesorero; el secretario de actas y correspondencia Miguel Morales y los miembros José Manuel Glass Gutiérrez, Calazán Omar Cepeda, Joaquín Albizu y Daniel Javier Sandoval.

Los actuantes fueron la pesista Crismery Santana, quien portó la bandera nacional acompañada por Gregory Núñez; Ariel Jiménez, desfiló con la bandera del Salón de la Fama, junto con Meelvin Guerrero. José Guarionex Domínguez portó el machete, junto a Rosmailyn Guerrero y el laurel por Tomasa Gómez, acompañada por Albi Oscar Mejía.

El ritual de banderas estuvo a cargo de Daniel Javier, Rafael Vólquez interpretó el himno nacional, el pastor Rubén Ventura hizo la invocación a Dios, Gantier dio la bienvenida oficial, Cepeda leyó la dedicatoria a Wells, Glass Gutiérrez congratuló a los nuevos inmortales, Ismael Matos leyó el mensaje de la prensa y Albizu hizo el brindis por los exaltados.

Luego del ritual de las banderas y de la presentación de los símbolos, fue presentado el Presidente de Honor, Carlos Dijols, responsable de dirigir el ceremonial, quien dio inicio formal al acto de exaltación con la llamada de Guillermina Candelario como primera inmortalizada.

“Sin Dios nada es posible, y hoy quiero ponerlo un primer plano por ayudarme a conseguir este logro, un logro que quiero compartir con la familia del deporte de San Pedro, la Federación de Pesas y el Comité Olímpico Dominicano, por todo lo que significaron en mi carrera”, dijo Candelario.

A Glennys Cepeda la elección le tomó por sorpresa, al admitir que “no me lo esperaba. Pero estoy feliz ya que mi carrera ha sido tomada en cuenta”.

Cepeda agradeció a sus progenitores, en especial a su padre Santiago, por introducirla al tenis d campo. Además, destacó la ayuda de los directivos de la Asociación de Tenis en su época de atleta, Máximo Nicolás y Martha Medina.

“Me siento muy feliz de ser parte de este Salón de la Fama, Agradecida por el chance que me dan de sentarme a junto a tantos atletas destacados de esta ciudad, que tal vez lo merecen más que yo”, concluyó Cepeda.

Adalberto Díaz utilizó sus minutos para agradecer a todos los que durante su carrera, desde joven, lo ayudaron a progresar como jugador, desde los dirigentes regionales y de su provincia, hasta los entrenadores que tuvo en el béisbol superior distrital y dentro de la selección nacional.

“Babo” Díaz agradeció a Rodolfo Carty por ser su edecán y agradeció las ayudar de quien llamó su ídolo, Ricardo Carty, presente en el auditorio.

Eliezer Madrigal recordó que cuando fue llevado al distrito, por el ex basktebolista y ex ministro de Deportes, Felipe Payano, retornó a su natal provincia temeroso de la rigurosidad del basket capitalino, pero sobre todo de la rudeza de los jugadores capitaleños contra los del interior, de acuerdo a su propia afirmación.

“Cuando volví, convencido por Sergio Abreu y Evaristo Pérez, lo hice decidido a vencer el miedo que me había hecho venirme a San Pedro. Hoy agradezco que ellos vinieran a San Pedro y convencieran a mi mamá, Irene, regresar a la capital”, dijo.

La exaltación de Agustín Santana, el único fallecido entre los inmortales, fue recibida por su nieta Francis Alizabeth Peguero Santana, quien sostuvo que el afamado dirigente esperó este reconocimiento en vida, pero que Dios quiso que fuera luego de su muerte para que sus acciones siguieran hablando por él.

Fernando Tatis dijo que con su inmortalización, la provincia está poniendo mucho peso sobre sus hombros, pero se mostró dispuesto a cargarlo.

“Ahora, después de ayudar a que las Estrellas ganaran la corona 50 años después de su último título, y de este reconocimiento, me obligan a ser mejor ciudadano, ser humano, mejor petromacorisano, mejor dirigente, mejor esposo y padre”, indicó Tatis.

Breve reseña de cada uno de los exaltados

Fernando Tatis Sr. Consigue la inmortalidad en conocimiento a una buena carrera de 11 temporadas en el béisbol de las Grandes Ligas y una trayectoria de éxito en la Liga Dominicana.

Tatis es y será recordado por dos grandes hazañas dentro del juego, además que por su carrera de beisbolista profesional.

Se trata de su logro en Grandes Ligas cuando conectó dos cuadrangulares en la misma entrada, contra el mismo lanzador y ambos con las bases llenas.

Asimismo, la hazaña y la honra de acabar con el hechizo de las Estrellas Orientales, que bajo las riendas del hoy dirigente, terminaron con una sequía de 50 temporadas sin ganar un campeonato, luego de la corona conseguida en la estación de 1976-68.

Con Tatis de mánager y debutando como tal en el béisbol invernal, las Estrellas se coronaron campeones haciendo casi un punta a punta a lo largo del certamen.

Noticias más leídas